Haz lo que amas hacer, y ama lo que haces

Hace un tiempo fui un fiel creyente de que para vivir tu propósito de vida necesitabas sólo descubrir aquello que amas hacer y monetizarlo. Sin embargo, no todos tenemos la posibilidad de trabajar de aquello que amamos, o tal vez no lo hayamos descubierto aún.


Recuerdo que a mis 16 años, en el primer empleo que tuve, trabajé de ayudante de analista de Marketing digital y ventas, y para ese entonces me habían asignado crear una tabla de Excel que llevara el proceso de cada venta que se realizaba, y adivina qué, yo no sabía nadita de Excel, de hecho, ni me gustaba.


Pero, en lugar de frustrarme, decidí tener el mindset de: “cada reto es una oportunidad de aprendizaje” y así, a pesar de que me la pasaba metido muchas horas en una oficina frente a una pantalla, intentando descifrar cómo hacer la bendita fórmula para crear esa tabla que me pedían, lo logré, y disfruté muchísimo el proceso, al igual que aprendí un montón sobre Excel, tanto así, que hasta incluso llegué a enseñarle cómo hacer fórmulas complejas a mi tutor en ese momento.


En pocas palabras, *aprendí a amar lo que hacía, sin saber qué era lo que amaba hacer en ese momento*, porque tenía un propósito simple: ver cada reto como una oportunidad de aprendizaje. Y así, luego de muchas experiencias, descubrí lo que amo hacer.


Te cuento esto porque si quieres descubrir aquello que amas hacer, primero te invito a que investigues, experimentes y aprendas de las cosas que te llaman la atención. Sé curioso, y así tal vez lo que amas hacer…


Te encuentre por sorpresa.


Autor: Eiker Reyes





15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo